Cualquier persona que se haya enfrentado a los mercados financieros acaba siendo consciente de que las emociones, el factor humano, es el principal enemigo del Trader. “El hombre es un lobo para el hombre”. Todos hemos pasado por esa etapa sufriendo esas desagradables consecuencias en nuestro balance anual. Por eso, decidimos volcar todo nuestro conocimiento y experiencia en sistemas automáticos y semi-automáticos.